Información sanitaria para viajar al extranjero

Normas básicas a tener en cuenta

Vacunas y medicamentos

En los Centros de Vacunación Internacional o el médico de cabecera te informarán de las vacunas obligatorias y recomendables para cada destino de viaje. Hay que ser previsor y vacunarse con tiempo.

La medicación preventiva para la malaria hay que empezarla una semana antes y continuarla 4 semanas después del regreso. También hay que finalizar las pautas de vacunaciones.

En este enlace al Ministerio de Sanidad encontrarás toda la información sobre centros de vacunación, sistemas de prevención, enfermedades posibles según la zona a visitar, etc.

¿QUÉ DEBO LLEVAR?

Para evitar la malaria o paludismo hay que tener en cuenta repelentes, mosquiteras y ropa adecuada (pantalones largos, camisetas de manga larga…) que nos ayudarán a evitar las picaduras del mosquito, que es el principal causante de la enfermedad. Se recomienda llevar teléfono móvil y accesorios.

Llevar un botiquín (gasas, antidiarreicos, analgésicos, yodo…) nos puede ser muy útil. También vale la pena llevar unas gafas de recambio y si estamos siguiendo algún tratamiento médico, llevaremos toda la medicación necesaria para la duración del viaje.

DURANTE EL VIAJE

Normas de higiene básicas: Lavarse las manos antes de cada comida. Se aconseja no comer fruta sin pelar (o que esté pelada previamente), verdura cruda, ensaladas, carne y pescado crudos, helados comprados en la calle… Se recomienda beber agua siempre embotellada y evitar los cubitos de hielo. Las bebidas calientes ofrecen más garantía.

La diarrea es una enfermedad muy frecuente en los viajeros. Es importante iniciar una dieta astringente y con suficiente líquido, azúcar y sales. En caso de fiebre alta (38º) consultar a un profesional sanitario. Si hay que tomar antidiarreicos y antibióticos es preferible seguir las pautas de un médico.

Evitar exponerse al sol del mediodía. Usar gorro y gafas de sol, cremas de protección solar… Caminar siempre calzado y evitar hacerlo por zonas oscuras. Los lagos y ríos de agua dulce pueden favorecer las infecciones parasitarias. El uso de botas impermeables adecuadas puede evitar el contagio.

AL REGRESO

Algunas enfermedades tropicales no se manifiestan inmediatamente; pueden presentarse bastante tiempo después del regreso. Si aparecen síntomas como fiebre, diarrea, sudores, escalofríos… hay que consultar un centro sanitario y hacer mención de dónde se ha estado en los últimos 12 meses.

Trayecto Seguro: Tu compañero de viaje